Ideario Agustiniano

LOS VALORES AGUSTINIANOS

  • La VERDAD por el camino de la INTERIORIDAD
  • La LIBERTAD de los hijos de Dios, como fruto del AMOR.
  • La AMISTAD que da origen y cohesión a la COMUNIDAD.

Señalando estos valores con los pilares de la educación señalados por la UNESCO:

  • Educar en la INTERIORIDAD, la VERDAD y la LIBERTAD para aprender a HACER, a CONOCER y a SER.
  • Educar en la AMISTAD, el AMOR y la COMUNIDAD, para aprender a COMPARTIR y VIVIR CON LOS DEMAS.

EL VALOR DE LA INTERIORIDAD

  • Decir que el mundo interior es el lugar de la Verdad, significa aceptar el recorrido hasta el término de la inquietud agustiniana.
  • Cuando nos distanciamos de la interioridad, centro y eje de nuestra existencia, nos deslizamos por la superficie de los acontecimientos. En lugar de convertirnos, tratamos de divertirnos, en lugar de concentrarnos, nos dispersamos.

EL VALOR DEL AMOR

  • Escuela que enseña a Amar.
  • Dos asignaturas fundamentales que forman parte del tronco común de la vida humana son el Amor y el Dolor ( diálogo entre ellas)
  • En el Amor y el Dolor nos matriculamos el primer día de nuestra vida.
  • Aprender a Amar es presupuesto básico de la educación agustiniana. Quien sabe Amar, sabe vivir. Quien Ama encuentra razones para la vida.

EL VALOR DE LA AMISTAD

  • ¿Cómo ofrecer desde la Escuela Agustiniana clima de amistad?
  • “La amistad es le plato fuerte en el banquete de la vida” ( S. Agustín ).
  • Estamos ante una nota definitoria de la pedagogía agustiniana. Educar en y para la Amistad significa un grado de disponibilidad, de cercanía, de fidelidad y sacrificio que prepara para la comunidad y la solidaridad.

Centro Educativo agustiniano, por tanto, que educa para la justicia, la solidaridad y para el voluntariado. No por oportunismo, sino porque la justicia y el compartir los bienes materiales y espirituales, son ideales eje del Evangelio y del pensamiento agustiniano.

Quien da tono en la educación son, fundamentalmente los educadores. Podemos llenar las paredes con carteles y frases; es difícil que el mensaje no sea ya repetido. Los alumnos y alumnas necesitan la novedad de ver reflejados, encarnados, esos textos en sus educadores.

En un Centro Educativo Agustiniano el clima interno debe estar empapado por un ambiente de amistad. Amistad que los alumnos y alumnas ven en las relaciones interpersonales de los educadores, y amistad que se ofrece a través de la confianza, la disponibilidad, la cercanía. Desde esta perspectiva, todo el capítulo de lo extraacadémico- lo que algunos llaman educación no formal porque se desarrolla fuera del aula- con su riqueza humanizadora, adquiere especial relieve y merece toda atención. Tres puntualizaciones importantes. En la educación no es posible utilizar ninguna máscara y los educandos, tarde o temprano llegan a descubrir nuestro verdadero rostro. Conocen cómo somos y conocen si todos los educadores compartimos un mismo proyecto, si nuestra relación es cálida o, por el contrario, se limita a lo puramente profesional. Segunda observación, la amistad no obedece a leyes físicas, no nace por razonamientos físico. La amistad surge a medida que se van intercambiando experiencias vitales. Los adultos pedimos a los jóvenes confianza, comunicación… en vez adelantarnos nosotros a crear ese ambiente de espontaneidad con el regalo de cualquier confidencia. Aunque pueda parecer irrelevante, es un signo de reconocimiento hacia la otra persona. Tercer apunte, el mayor regalo que podemos hacer a una persona es algo de nuestro tiempo. El centro educativo tiene un ritmo de actividades que, a veces, es frenético. Nos ven pasar de una clase a otra… Parece que vamos pregonando que estamos ocupadísimos y nadie se atreve a interrumpirnos. Terminan las clases y desaparecemos… No podemos hablar acerca de la disponibilidad y después, no estar disponibles para nadie. Si queremos estar cerca de los jóvenes y acompañarles de verdad, tenemos que multiplicar nuestra presencia junto a ellos. Discretamente, eso sí, porque también ellos son celosos de su intimidad y en educación es importante saber manejar las distancias.

Uno de los cuatro aprendizajes que constituyen, según la UNESCO, los pilares de la sabiduría es enseñar a vivir juntos. Vivir juntos es un mínimo. El Centro Educativo Agustiniano educa para la amistad, para el compartir, para la solidaridad. Opta por una educación humanista y humanizadora. Detrás de la geografía y de la historia que se enseña en las aulas, hay unos pueblos y los rostros de unas mujeres y de unos hombres. Por lo tanto, una educación que promueve los derechos y las diferencias de todos, la etnodiversidad. Una educación basada en la colaboración y no en la competitividad. Una educación, como hoy se dice, para la aldea planetaria, para la cooperación y la paz internacionales. El mundo es único, pero desigual e injusto. Esta dimensión universal y solidaria, tiene aplicaciones inmediatas, sin salir de los muros del propio Colegio. Por ejemplo ofreciendo servicios concretos de integración e instrumentos de recuperación para los últimos.


EL VALOR DE LA VERDAD

  • Educar para la verdead implica, en primer lugar, alejarse del escepticismo y del nihilismo y se concreta en educar para la sinceridad y autenticidad que se oponen a toda forma de hipocresía; educar para la valoración de la realidad-nuestra propia realidad y la realidad del mundo que nos rodea- de modo que se establezca una jerarquía de criterios y de intereses.

EL VALOR DE LA LIBERTAD

  • El pensamiento crítico es garantía de la libertad.
  • Los medios de comunicación nunca tuvieron tanto poder de influencia y un grado de credibilidad tan alto. El resultado es la ausencia de pensamiento crítico porque los medios no sólo presentan la noticia sino que, con frecuencia, la enjuician y valoran.
  • Se impone el cultivo del pensamiento autónomo y libre para que no vaya avanzando posiciones de cultura del telespectador-oyente pasivo, indefenso ante la avalancha de publicidad, de mensajes cerrados, de noticias hábilmente maquilladas.
  • Nuestro tiempo adolece de superficialidad moral e intelectual. Hay dos operaciones humanas en desuso: el diálogo y el pensamiento.
  • Libre es el hombre interior, fiel así mismo, habitado por la verdad, obediente al maestro que habla desde dentro.

Perfil del Educador Agustiniano

Los Educadores son los principales acompañantes y orientadores de los procesos educativos de los estudiantes. Son Educadores de nuestra institución todos aquellos que se encuentran vinculados mediante un contrato laboral para acompañar el proceso de enseñanza-aprendizaje de los estudiantes.

Palmas y Guerrero, Col. Álamos

Salamanca, Gto. C. P. 36750

Tel/Fax: (464) 648 07 40

(464) 648 38 35